Mora al teléfono

Hoy, cuando casi todos (sálvese quien pueda) andamos agarrados al teléfono celular o portátil, el llamado móvil, conviene recordar que no hace tanto que las comunicaciones personales a distancia eran diferentes. Muy diferentes: por carta, las que podían esperar; y las urgentes, casi siempre graves, por telegrama. Mal asunto si llamaba a la puerta el operario de Telégrafos: solía ser una noticia ingrata; con frecuencia, de un fallecimiento… Ir a Breves.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s