Un moracho prolífico (1874)

No todos los humanos, ni mucho menos, estamos en disposición de exhibir credenciales tan firmes de nuestro paso por este mundo tal como podrían hacerlo quienes han contribuido de forma destacada al pensamiento, el arte, la ciencia, la técnica…; casos como los de Aristóteles, Platón, Cervantes, Shakespeare, Leonardo da Vinci, Goya, Beethoven, Mozart, Newton o Einstein, por poner algunos ejemplos señeros. Relevancia aparte, legítimo motivo de orgullo pueden sentir también quienes han dado vida a una numerosa descendencia, supuesto este bien poco frecuente en los tiempos que corren, pero relativamente abundante en el pasado… Ir a Breves.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s