Dos epidemias y una tragedia (1928 y 1931)

En estos tiempos nuestros de infecciones y contagios, parece oportuno evocar otros, un siglo atrás, en que las cosas no eran muy distintas. Existían ya por entonces vacunas para el cólera, la peste, la rabia o la difteria; se anunciaban las de la tuberculosis y la tos ferina, y estaban aún por venir las de la fiebre amarilla, el tifus, la gripe, la poliomielitis… Y también la del sarampión, que no llegaría hasta 1963, una enfermedad grave, altamente contagiosa, que afectaba sobre todo a niños de muy corta edad, lo que generaba una enorme inquietud en la sociedad. Ir a Breves.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s