Quitarse la vida

Sobre el vivir cotidiano de los morachos de ayer, como alguna vez hemos visto y aún veremos, se ciernen a menudo pequeñas o grandes tragedias personales. No escasean, por ejemplo, las noticias de suicidios de paisanos nuestros en los periódicos toledanos durante los años que corren desde finales del XIX hasta los tiempos de la República. El desamparo, la soledad, la miseria, la enfermedad, el desengaño amoroso…, en una época de precaria atención médica y casi nula asistencia psiquiátrica, infunden en no pocos desventurados la terrible determinación de quitarse la vida… Ir a Breves.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s