Un crimen salvaje (noviembre de 1900)

De entre los casos de protagonismo moracho que nos brinda la crónica de sucesos de tiempos pasados, ninguno tan inaudito y aterrador como el que, cuando se concluía el año que cerraba el siglo decimonoveno, vivían nuestros paisanos Francisco Sánchez Mueda y León Sánchez y Sánchez, padre e hijo y víctimas de la violencia más salvaje y gratuita que quepa imaginar. Tan es así que los periódicos madrileños de entonces se volcaron para informar del escalofriante episodio que acaeció la noche de Ánimas en un ventorro del kilómetro 18 de la carretera de Madrid a Toledo y del posterior juicio que sentó en el banquillo de los acusados a seis sujetos vecinos de Fuenlabrada. Ir a Casos y cosas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s