La espantosa tormenta del 14 de septiembre de 1893

El final del verano, en torno a la feria nuestra, es tiempo de tormentas. No sabemos si se dio en esos días el huracán de 1844, pero sí la riada que no olvidamos muchos morachos viejos: era el 26 de septiembre de 1961, iniciado ya el otoño. También la del 11 del mismo mes de 1891, que no alcanzó en la villa las trágicas secuelas que originó en Consuegra, con cientos de ahogados, pero que con todo provocó «grandes inundaciones», hasta el punto de que dos trenes de la línea de Badajoz quedaron varados en Mora al no poder pasar más allá… Ir a Breves.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s