Muchachas que estudian (II): reparando un olvido

No hace mucho recalcábamos (Cajón de sastre, 27), en relación con el pavoroso analfabetismo que vivía la mujer española y con la escasez de jóvenes que iniciaban el Bachillerato, el triste caso de la provincia de Toledo, que hacia 1882 era la única, o de las pocas de España, «donde no se habían formalizado matrículas de alumnas». Preguntándonos qué sería de ello en Mora, considerábamos probable que ni una sola moracha hubiese comenzado a cursar la Segunda Enseñanza en la villa antes de la apertura del Instituto en 1932. Citábamos allí, en doble homenaje de admiración, a nuestro llorado amigo Salvador Núñez Morales —que investigó ejemplarmente sobre el Instituto de Mora en los años de la República—, así como los nombres que el mismo Salvador consignaba de las jóvenes morachas inscritas en la Segunda Enseñanza en el Centro de la calle Ancha… Ir a Breves.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s