Don Alfredo de Partearroyo escribe una carta

Uno de los episodios más angustiosos vividos colectivamente a lo largo de nuestra historia es el del azote de la arañuela que padecieron los olivos de Mora a comienzos del siglo pasado. La plaga venía ya de algunos años atrás, pero las proporciones que había adquirido a lo largo de 1907 habían sumido en la zozobra a la villa entera, aterrada ante la negra perspectiva de la ruina. Tendría que transcurrir todo un lustro de afanes e inquietudes para que la amenaza quedara conjurada, y eso gracias al empeño de muchas personas y a los desvelos y sabios oficios de don Leandro Navarro, quien se ganaría con ellos el respeto, el afecto y el agradecimiento de los morachos, que le seguimos recordando en nuestros días desde una de las calles más céntricas de la villa… Ir a Breves.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Don Alfredo de Partearroyo escribe una carta

  1. Isabel Partearroyo Lacaba dijo:

    Muy interesante todo, he disfrutado un montón y más cuando nombran a personas de tu familia. Muchas gracias por vuestra investigación. Qué pena que no vayamos tanto al pueblo. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s