Las ocho horas (una jugosa anécdota moracha de don Julián Besteiro)

La cuenta don Juan Marín del Campo en El Siglo Futuro en octubre de 1919. Venía a ser, con toda intención —con toda mala intención si se quiere—, un comentario de actualidad una vez recién entrado en vigor el decreto de las ocho horas, esto es, el que limitaba a este tiempo máximo la jornada diaria de trabajo. ¿Qué es lo que sucedió? Que don Julián Besteiro, el famoso político socialista, no conocía hasta qué punto eran trabajadores los habitantes de la villa. Pero valdrá la pena ir al texto, que tiene su gracia… Ir a Breves.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s